Tax Station. Night Thief. #VDLN 159

Como el resto de los animales, los humanos tendemos a repetir comportamientos, aciertos y errores, a revivir una y mil veces la misma escena, todo lo más con pequeños cambios en el decorado o en el reparto que interpreta a alguno de los personajes. Siempre concluimos en idéntica fiesta o en el mismo ataúd, con los mismos clavos, con la misma cruz. Siempre escuchamos los mismos temas, leemos los mismos libros, y nos enamoramos y desenamoramos de la misma gente. Siempre la misma función que cantarían los Héroes.



Quizá por ello nos enfrentamos de modo repetitivo a episodios que juraríamos haber vivido antes, o alternamos con nuevos seres que nos resultan desconocidamente familiares. Los pintores dicen reincidir de por vida en un solo cuadro y los músicos componer en cada disco iguales canciones. Hasta los poetas, los buenos como Pessoa o Gloria Fuertes, y los malos, los que carecemos del talento indispensable para ni siquiera considerarnos del gremio, concluimos en los mismos versos, aunque suenen con palabras diferentes.

Al menos eso es lo que transmite mi psicóloga, que debe hallarse en lo cierto. Porque pese a recorrer territorios más elegantes o incluso más complejos; pese a mi gusto por el clásico, por lo experimental, por lo gótico o por lo académico; tras el paseo, cuando vuelvo a ser yo, siempre regreso a una gente vestida de negro, con inadecuadas gafas de sol, incluso cuando la oscuridad nos anuncia su momento. A una batería y a unas guitarras que con la simplicidad de Tax Station, una banda francesa de eso que ahora llaman postrock, me cuentan historias de ladrones nocturnos, probablemente, mi vocación. Todo un hallazgo pese a sus escasas quinientas visitas en youtube. Uno de esos milagros que solo se encuentran en el que califico como el mejor festival europeo, el certamen que bajo la marca de Vieilles Charrues se celebra a mediados de julio en Carhaix. Este año no me lo pierdo. Con Matmatah, La Femme, Camille y Paolo Conte en el cartel, haremos otra vez el esfuerzo. Todo un privilegio para quienes renegamos de esos chic@s ñoñ@s, cantando al desamor que, disfrazados de fundamentalistas islámicos encuentran en Conde Duque o en la Casa Encendida, el espacio adecuado para demostrar las terribles consecuencias de creerse adolescente a los cuarenta. Esa cosa que en todas las ramas conocidas del arte, llamamos indie español.



Espero que les gusten los bretones y que su Night Thief les ayude a disfrutar de un feliz #VDLN y una mejor semana. Hasta la próxima, si nadie lo remedia, con mis habituales deseos de salud y libertad.

Para ver las reglas y las canciones propuestas por el resto de participantes en este juego de blogs, pulse el botón.





Comentarios

  1. No te dejes engañar. La tierra gira sobre su eje una vez al día, alrededor del sol una vez al año y el sol vete tú a saber alrededor de qué gira. Es decir, no estamos nunca en el mismo sitio. Aunque nuestros sentidos nos engañen y nos lo creamos.

    Feliz #VDLN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo poco que conozco de física actual, me temo que Einstein no estaría muy de acuerdo contigo, pero segurante en el equilibrio entre una y otra postura estará la verdad. Feliz semana.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. No me extraña, no los conocen casi ni en Francia. Feliz semana.

      Eliminar
  3. Suenan bien. Habrá que apuntarlos. Estoy muy de acuerdo, giramos y giramos pero luego regresamos al mismo lugar.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te agraden. Gracias por comentar. Feliz semana.

      Eliminar
  4. Yo también creo que si algo nos gusta, nos toca, nos llega, nos llena; en definitiva, nos enamora...podemos dar todas las vueltas, que volvemos a ello... y ¿por qué no hacerlo?

    Besos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  5. Pues la canción suena muy bién, me ha gustado! Y creo que volvemos a lo mismo una y otra vez porque nos hace sentir seguros, porque aunque no lo reconozcamos somos bastante inseguros e imperfectos; hay muchas cosas que escapan a nuestro entendimiento y volver una y otra vez a aquello que nos gusta o reconforta nos hace sentir mejor...
    Feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un buen razonamiento que me apunto. Gracias por comentar.

      Eliminar
  6. Para lo bueno y para lo malo, somos animales de costumbres, aunque no siempre las cerramos a cal y canto. Si así fuera, no estaría yo escuchando ahora a Tax Station... Eso sí, no me veo yo en otro festival que no sea uno de melenudos haciendo headbanging :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi también me gusta el metal, pero a veces...

      Eliminar
  7. Aunque no lo sepamos, vivimos como los hamster dando vueltas a la misma rueda y aunque creamos que avanzamos siempre estamos en el mismo sitio. Buena semana!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo