Françoiz Breut. El baile de las sombras. #VDLN 161

La madurez se alcanza cuando dejamos de mirar al pasado por pura holgazanería. Cuando sabemos que lo venidero será mucho más breve que lo que se marchó y supone menor esfuerzo dirigir la visión hacia el frente. Ya no andamos para juegos. Concebimos el éxito como un accidente temporal y los fracasos como simples bromas del destino. Comprendemos que la vida es azar y que poco se somete a nuestro dominio; que los brillos, los bienes, las ideas y hasta los seres de los que nos considerábamos legítimos propietarios, nos correspondieron en un usufructo tan limitado como fortuito. Valoramos el instante, porque es lo único que nos pertenece.

Foto: Ludovic Iglesias

Nos engañaron en el colegio. El león (las leonas, para ser exactos) no siempre devora a la gacela más débil, la menos dotada para la subsistencia; simplemente captura a la que se confunde de lugar cuando el hambre aprieta. La felicidad no habita en la luz, otra estafa. Lo que convierte en excelsa a una buena imagen, no es lo que muestran sus brillos que aún resultando excesivos, siempre pueden reducirse con un adecuado trabajo por zonas, sin que la nitidez se resienta. Lo característico de una obra maestra es la correcta definición de las partes oscuras. Ni con los editores más profesionales consigue evitarse la aparición de ruido, si precisamos aclararlas más de la cuenta. Porque en fotografía, como en la vida, el secreto se halla en aprender a bailar la danza de la sombras, en perderlas el miedo y en descubrir que es precisamente en ellas donde se ocultan exquisitos tonos de colores inesperados.

De modo voluntario, me alejo de los desagradables portadas de la prensa de estos días. Desde la triseza por las víctimas, me cuesta seguir el rollo a una sociedad que llora el producto de interpretaciones psicóticas de un credo religioso, mientras permanece impasible ante la muerte en el mar, consecuencia directa de nuestro modo de vida.

Muy resumido, que el tiempo escasea tanto como la inspiración, más o menos esto es lo que me dice la elegante partitura de Françoiz Breut (La danse des ombres). Una de esas joyas de la música francesa capaces de fusionar el rock, la electrónica y la «chanson», para obtener esa belleza íntima tan característica de la cultura de nuestros vecinos del norte. Espero que ambas, intérprete y pieza, resulten de su agrado.



Con mis mejores deseos de salud y libertad, confío en que disfruten de un feliz #VDLN y una agradable semana. La próxima, más; e intentaremos que un poco mejor. Tampoco parece objetivo  complicado.

PDT: Sí, como si de alguna epidemia se tratase, yo también he cambiado la plantilla del blog. Faltan cosas, muchas, y aún sobran varias. Poco a poco. Al menos ya funciona el índice temático del encabezamiento, tras horas de pelea con un lentísimo script de java. Las consecuencias de más de cinco años de publicaciones y de un porrón de entradas. Mejorar tipografías y el css, lo tomaremos con calma. Creo que lo precisaba. Se admiten sugerencias.




Comentarios

  1. Un placer leerte, compañera. Y preciosa música. Feliz finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer que me leas y que te agrade la música.

      Eliminar
  2. No es mi estilo, pero esta bastante bien, y la música en francés me gusta cada vez más jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo es algo, entonces. Gracias por el comentario.

      Eliminar
  3. No sé si será verdad, pero he leído por ahí que asombrarse significa salir de la sombra. No es malo ser algo sombrío si te sirve para conectarte mejor con lo que te rodea.

    Feliz #VDLN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una lectura interesante que me apunto. Feliz lo que queda de semana.

      Eliminar
  4. Hay epidemia de cambios de plantilla, jejeje. Y ahora a lo serio...A mí también me parece una hipocresía llevarse las manos a la cabeza por los atentados de accidente y permitir que nuestro querido mar Mediterráneo se convierta en la fosa común más grande del mundo, o que no lloremos por la cantidad de gente que muere en Siria cada día, o en cualquier lugar de África en guerra civil crónica en el que nadie se mete porque no interesa económicamente. Además, no hay que olvidar que los fanáticos estos del Isis, a los que más daño están causando es a los propios musulmanes...En fín...Feliz semana, y ojalá la cosa mejore...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo y a ver si de verdad mejora algo. Con poco, ya se notaría

      Eliminar
  5. Te robo una frase: "valoramos el instante porque es lo único que nos pertenece". Es lo que tiene cuando vamos cumpliendo años. Un beso. Amparo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes que tú, puedes robarme lo que quieras. Un beso.

      Eliminar
  6. He escuchado con agrado la canción que propones pero con más agrado he leído tu entrada. Muy interesante. Sabes que en fotografía el exceso de luz empeora las imágenes y que los amaneceres y atardeceres son los mejores momentos para sacar colores que no sabíamos que estaban.
    Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las luces que propones siempre fueron las mejores para casi todo. Por mis hábitos me llevo mejor con los ocasos. Para llegar al amanecer, tengo que trasnochar demasiado. Gracias por comentar. Feliz semana.

      Eliminar

Publicar un comentario

Lo más heterodoxo